Resumen

Yopo o Anadenanthera Peregrina, es un árbol originario de América del Sur y el Caribe. Las semillas del árbol se han utilizado en rituales de curación durante miles de años. Contienen DMT, 5-MeO-DMT y bufotenina, entre otros compuestos, uno de los enteógenos más potentes del planeta.

Inhalar por la nariz esta sustancia natural extraída de las semillas de un árbol de Acacia produce expansión de la conciencia y un sorprendente efecto terapéutico-espiritual.

Para los conocedores de plantas y sustancias enteogénicas o remedios ancestrales, el efecto de Yopo es como la fusión de Ayahuasca y Bufo Alvarius. Es decir que produce limpieza orgánica y conexión espiritual. Por un lado es un duro enfrentamiento con el ego, y por otro ofrece conciencia de unidad. La expansión de la conciencia está asegurada pero en el proceso se mueven diferentes cosas y llegas a un espacio muy particular desde donde puedes apreciar la realidad. Cada medicina ancestral tiene la particularidad de llevarnos a un lugar diferente desde donde podemos vernos.

¿Qué es Yopo?

El yopo es un remedio enteogénico natural cuyo origen y primeros usos se encuentran en la Amazonía venezolana y brasileña. Se prepara con la semilla molida de la planta Ananthethera Peregrina, que mediante un proceso de mezcla con otras cenizas y semillas de plantas se configura en pequeños platos o tortas de color negro, pardo o blanco, que luego se muelen hasta obtener un polvo fino. antes de inhalar.

A diferencia de la ayahuasca o Bufo Alvarius, Yopo nos lleva a un punto más allá del amor, y nos permite mirar la incondicionalidad por un lado y las limitaciones por otro, como si estuviéramos en una habitación con dos ventanas. Este espacio es justo antes de la experiencia de la unidad y después de la lucha del ego, es una frontera desde donde se aprecia la dualidad. Como toda experiencia enteogénica, Yopo nos abre a la comprensión del otro, y nos permite establecer diálogos profundos con personas que están en el mismo proceso (ideal para parejas o amigos) y en el mismo momento de la experiencia.

La forma original de consumir este medicamento es inhalarlo con un Yopera que es un instrumento en forma de tubo que se bifurca en dos pequeños tubos que encajan con cada orificio de la nariz. Pero lo proyectamos para darle mayor fuerza de penetración y profundidad de llegada. (Práctica que también realizan algunos maestros yopo).

La experiencia comienza después de 5 minutos de inhalar yopo. El cuerpo empieza a calentarse y empiezas a sentir un hormigueo de placer por todo el cuerpo. Sientes una conciencia corporal y un leve malestar que en ocasiones puede invitarte a depurar el organismo a través del vómito, que tiene como objetivo desintoxicar el organismo y desbloquear todos los canales energéticos.

Entonces, las visiones te ayudan a deconstruir las estructuras del pensamiento para producir y abrir nuevos espacios perceptuales. Uno de los efectos fantásticos de Yopo es que aplasta momentáneamente las máscaras y personajes que interpretamos en la vida cotidiana para ver el verdadero rostro de quienes somos.

Como preparación es imprescindible beber otra sustancia líquida que contenga caapi que actúa como relajante natural y prepara químicamente el organismo para la experiencia visionaria. Una de estas sustancias puede ser la Ayahuasca (pero hay otras), que cuando se administra en pequeñas cantidades produce el efecto de preparación.

Ceremonia y experiencia Yopo

La experiencia con Yopo también nos sumerge en un inconmensurable sentimiento de gratitud y comprensión. Nos apoya en el proceso de descubrirse a sí mismo, a los demás ya la vida desde los ojos del amor. Sólo desde el amor puro, no erótico, podemos conocernos realmente a nosotros mismos. El amor incondicional es lo que somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos. Pero en esta vida material que está llena de condicionamientos, nos olvidamos de ello. En este sentido estas plantas vienen a ayudarnos a recuperar la memoria, por lo que en principio se necesita una descarga de energía en la mente, como si un trueno irrumpiera en la normalidad. Según un participante “cuando probé el yopo por primera vez fue como si me hubieran puesto una granada en el cerebro y al explotar todos los personajes que interpretamos desaparecen para acceder al misterio de lo que somos”. Según los expertos de Yopo, es muy raro que ese momento de ruptura se recuerde después de la experiencia. Suele ocurrir pero no se recuerda, y es el momento donde se produce el quiebre, la rendición o la ruptura de los esquemas esclavizantes.

La experiencia se vive con los ojos cerrados al inicio y en una posición adecuada que favorezca la experiencia, indicada por los facilitadores. Según quienes han experimentado este proceso, las partes profundas y confrontadoras del proceso (si las hay) duran aproximadamente 15 minutos, pero luego la experiencia comienza a elevar la conciencia hasta llegar a un estado de plenitud que puede durar hasta 3 horas.

A nivel químico, Yopo contiene una variedad de componentes psicoactivos: N’N’DMT, que es el principal principio activo de la infusión de Ayahuasca – también contiene 5-MEO-DMT, principal principio activo de Bufo Alvarius, (aunque en menor concentración). Por último, Yopo también contiene Bufotenina.